sábado, 27 de septiembre de 2008

El Quetzal Ave Nacional


Esta bella ave fué declarada símbolo nacional de Guatemala en el año 1871, y este es el que le da el nombre a la moneda del país; esta maravillosa y excéntrica ave habita en las selvas de Baja Verapaz en el norte guatemalteco y es una de las atracciones turísticas de este lugar, no falta decir que esta bella ave esta protegida pues está en peligro de extinción.


Los incrédulos quedaron asombrados durante una gira organizada por el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP) a la reserva "Ranchitos del Quetzal" , situada 160 kilómetros al norte de la ciudad, cuando cinco de estas llamativas aves también conocidas como "serpientes emplumadas" , surcaron el tupido bosque.
Nadie daba fe a las versiones del propietario de la reserva, Julio Álvarez, de que el Pharamachrus moccinno (nombre científico del quetzal) , llegaba a comer y a posarse hasta el patio de su casa, cuando el ave, de pecho rojo, plumaje verde e inmensas colas, llegó a unos árboles que producen sus frutas predilectas.
Álvarez les ha creado en su rancho, en los últimos 40 años, un entorno de árboles como el guarumo, que produce una especie de bananillo de agua, y otros de guayabillo, aguacatillo, pimientillo y nogal, que son la alimentación del "pájaro serpiente" .
El baile de esta mítica ave, que llega a medir hasta 1,40 metros, es el que maravilla, aunque el sólo hecho de verla ya es toda una vivencia histórica.
Según Evelyn Picón, del CONAP, en varias oportunidades había visitado muchas reservas, pero nunca avistó un quetzal y al observarlo en los Ranchitos, quedó maravillada."Terminamos nuestras vacaciones con broche de oro en los ranchitos, donde nos maravilló el vuelo del quetzal y su hembra" , escribieron Astrid y Jean, unos turistas de Perú y Francia, respectivamente.
"Miren esa belleza, verdad que no lo creían y aquí los tienen cerca" , relataba asombrado Álvarez, acostumbrado a ver estas aves todos los días en su rancho, y sueña con ser un "encantador" del quetzal para que algún día pose en sus brazos.
El inmenso pájaro se aparea entre los meses de marzo a junio, la hembra pone solo dos huevos de color azul verdoso, pero es el macho el que los empolla, y su nacimiento se produce de 18 a 20 días después.
Las crías son mantenidas con la sangre de pequeñas culebras que sus padres cazan para alimentarlas.